Aprendiendo lecciones importantes en el colegio

Con Iker los alumnos del colegio de El Espinar han aprendido una lección muy importante es sus vidas

Pedro L. Merino.-

Desde siempre estamos acostumbrados a que en los colegios se aprendan la asignaturas habituales, que memoricemos materias, incluso que aprendamos a resolver problemas, pero no es muy habitual que en los colegios nos enseñen lecciones de vida, que al final son las que van a marcar nuestra persona futura.

Decía hace unos meses en el instituto espinariego uno de las personas más influyentes en el mundo, Luis Iván Cuende, que hay materias que no se deberían memorizar porque una gran parte de ellas las tenemos al alcance de la mano, en nuestros móviles, por lo que deberíamos dedicar nuestro el tiempo que destinamos al aprendizaje a adquirir conocimientos más útiles, bien podía ser la lección que han aprendido y dado los alumnos del colegio Arcipreste de Hita.

Tras una incidencia en su clase con unos cables rotos en los altavoces, recaudaron dinero para repararlos, pero como al final no hizo falta ese dinero, decidieron destinarlo a alguien que lo necesitara, así lo hablaron con su profesora Encarna, que les apoyó en esta idea.

Crearon unos imanes para poder recaudar dinero que destinar a una persona, Iker, que lo necesitaba para ayuda en el tratamiento costoso que una enfermedad le obliga a realizar. Y quisieron ir más allá en su participación solidaria, proponiéndose representar una obra de teatro con la que recaudar más fondos aún para que pudiese tener más ayuda económica la familia de Iker.

Invierno de ensayos

Paralelamente a los estudios, los alumnos de 5º fueron aprendiéndose sus papeles, ensayando desde el invierno hasta que llegó el momento de representar la obra ante el público. Como la venta de entradas dejó pequeño el Centro Cultural de El Espinar, hubo que trasladar el escenario al auditorio municipal, contando ahí con el apoyo municipal y del personal que trabaja en la instalación.

Los padres de los alumnos del colegio también se sumaron a la iniciativa, colaborando en la confección de los escenarios.

Al final la recaudación superó los 1.200 euros antes de comenzar la representación, por lo que la cifra con la recaudación de las entradas era bastante más alta. Sin duda una gran ayuda para la familia de Iker, que quiso estar presente en el acto, dirigiéndose al final de la representación a todos los presentes para dar las gracias.

Pero el mayor beneficio de toda esta bonita historia es que en el colegio de El Espinar se ha impartido una clase magistral que han aprendido, y en la que han participado como autores, los alumnos del colegio, pero que también han actuado de profesores enseñando a todos los que han conocido la aventura en la que se embarcaron hace varios meses.

En los colegios no solo hay que aprender y memorizar las materias del temario oficial, estas actuaciones son las que de verdad hacen escuela, las que suponen realmente que estos jóvenes, que un día serán adultos, tengan una gran base moral y social para enfrentarse a su futuro siendo ejemplo para todos.