Los Reyes Magos se olvidaron de Luis

60 años después los Reyes Magos subsanaron el error entregando los regalos al niño Luis de la actualidad

Pedro L. Merino.-

Es una bonita historia de Navidad que además es real, no es un cuento inventado. Todo ocurrió hace 60 años, cuando el niño de 9 años Luis Cabezas no recibió regalo de sus majestades por un despiste de ubicación, ahora no ocurriría pero antes no tenían GPS y era fácil cometer pequeños errores.

En esos años, los 50 de la España de posguerra, las familias solían tener más hijos que recursos para mantenerlos. Era habitual que hubiese familias por encima de los 4 hijos, en este caso eran 6 hermanos que vivían con sus padres en San Rafael, el protagonista de nuestra historia tenía que vivir con una tía en El Espinar porque ella no tenía hijos y así era más fácil alimentarse. 

Lío de los Reyes Magos

Como Luis vivía en El Espinar, pese a estar empadronado como vecino de San Rafael, cuando fue a recoger los regalos que dejan en el Ayuntamiento, comprobaron que no estaba en su listado de niños, le remitieron a San Rafael, donde se acercó y donde tampoco aparecía porque la lista de niños con regalo era la lista de los que acudían a la catequesis. Como Luis daba catequesis en la iglesia de El Espinar, que era donde vivía realmente, no pudieron darle el regalo, quedándose ese año sin él, pero sí que los tenían sus hermanos y amigos.

Es fácil comprender cómo se encontraba el niño de triste hasta el punto de que se le saltaban las lágrimas por no recibirlo y los demás niños si. No entendía de errores, quería su regalo, como todos, y ese recuerdo le ha durado toda la vida.

Luis recibiendo el regalo de mano de los Reyes Magos

Luis recibiendo el regalo de mano de los Reyes Magos

Cumpliendo los Reyes Magos

Aunque tarde, 60 años tarde, los Reyes Magos se dieron cuenta que tenían pendiente de entregar el regalo prometido y que le debían, así para el reparto de este año se lo trajeron, cuando Luis se acercó con los nietos a por los juguetes de estos, recibió una carta de sus majestades disculpándose a la vez que le entregaban los regalos que le debían.

Finalizando con esta gran sorpresa un malentendido que ha durado 60 años y que la magia de los Magos de Oriente ha conseguido llevar de nuevo la sonrisa al niño de 69 años que es el Luis de la actualidad.